Twitter Facebook Instagram YouTube
BUSCAR
16 de Julio de 2020
Presentan la Red de Adecuación Ambiental de la Cuenca Matanza-Riachuelo
Con el objetivo de sanear la cuenca en la que habitan 6 millones de personas, la RAAC buscará que 807 empresas inicien el proceso de adecuación ambiental. Trabajo multisectorial con aporte científico y tecnológico. La cobertura de Periferia.
Compartir Facebook Twitter
En esta nota: RAAC, Alberto Briozzo, Bruno De Alto, ACUMAR, ENAC, Leo Bilanski, Laura Toledo, Carlos Gianella, Laura Pessoa

La cuenca Matanza Riachuelo se extiende a lo largo de 64 kilómetros, y en sus alrededores habitan unas seis millones de personas. Además hay unas cinco mil empresas, de las cuales 800 son consideradas "agentes contaminantes", por el vertido que hacen de sus líquidos.

Por Estefanía Cendón 

Periferia presenció el lanzamiento de la Red de Adecuación Ambiental de la Cuenca Matanza Riachuelo (RAAC), la iniciativa de articulación que buscará soluciones para el saneamiento y las problemáticas de contaminación que rodea a la cuenca alrededor de la cual habitan unas seis millones de personas, es decir, casi el 15% de la población nacional.  

La iniciativa apunta a lograr que unas 800 compañías que se encuentran en la vera del río, inicien el proceso de adecuación, con la colaboración multisectorial del Estado, empresas, universidades y organismos de ciencia y tecnología. 
  
El encuentro contó con el testimonio de los diversos actores que componen esta Red y que hacen eco de su carácter interdisciplinario. Si puede arrojarse una conclusión global de estas intervenciones es que la RAAC fue concebida como un instrumento de participación activa en función de encontrar soluciones concretas a los desafíos que implica el saneamiento y las problemáticas de contaminación que afectan a la Cuenca Matanza-Riachuelo.  

¿Cuál será la función de la RAAC? 

Esta Red, que se autodefine como abierta y multisectorial, está conformada  por organismos nacionales, provinciales y municipales provenientes del sistema científico-tecnológico, del ámbito académico y empresarial que se encuentran comprometidos con la calidad de vida de la Cuenca mencionada. 

El trabajo de la RAAC tiene una definida intervención territorial orientada a alcanzar una producción limpia y sostenible, capaz de convivir en armonía con los objetivos de preservación ambiental y el saneamiento de los ríos y arroyos que componen el cuerpo de agua en cuestión.  

La iniciativa tiene como norte "impulsar la innovación productiva y un modelo amigable con el ambiente", como cita el sitio web oficial raac.com.ar en su carta de presentación, en el marco del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y de la Agenda 2030.  

La Red propone ser una instancia de vinculación con las empresas industriales que incumplen la normativa ambiental definida por ACUMAR, el organismo público responsable de articular las políticas públicas para el saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo. 

Su función es constituir un "nexo de comunicación" que aborda las tareas de acercar soluciones, recursos y capacidades técnicas acordes a las necesidades de cada caso. Tareas que en su génesis promueven las buenas prácticas ambientales y las normativas vigentes dispuestas por ACUMAR.  

RAAC en acción 

El acto inaugural tuvo el condimento extra de una gran intervención por parte de las más de 300 personas que siguieron este evento a través de ZOOM y de Facebook Live. Las preguntas, sugerencias, datos e información relevante aportados por los espectadores retroalimentaron las diversas presentaciones a lo largo de la jornada.  

Ignacio Jawtuschenko, secretario de Extensión de la Universidad Nacional Guillermo Brown (UNAB), y Alberto Briozzo, miembro de la Comisión de Innovación, Ciencia y Tecnología del Instituto Antonio Cafiero y uno de los coordinadores de la RAAC, estuvieron a cargo de la conducción del evento.  

Briozzo agradeció la participación de funcionarios nacionales, provinciales, municipales, miembros de las universidades, cámaras empresarias, ONGs, instituciones científico-tecnológicas e integrantes de ACUMAR. Asimismo, destacó la intervención de "todas las personas que sin pertenecer a ninguna de estas instituciones participaron de la convocatoria".  

Por su parte, el secretario de extensión de la UNAB puso el énfasis en el rol de las redes sociales como instancia de articulación y apostó a una "comunicación desde y para el territorio, información que ayude a construir Justicia Social, desarrollo y cuidado de nuestra casa común".  

Identificar Actores 

Guillermina Robles, integrante de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Instituto Cafiero, abrió la ronda de oradores. En su participación anunció algunos de las metas que la RAAC se propone: "El objetivo es que las industrias adecúen sus prácticas para avanzar hacia una producción sostenible. Queremos reducir el impacto ambiental y optimizar la utilización de los recursos. Nos proponemos acompañar la vinculación con las industrias, establecer un canal de dialogo a partir del diagnóstico, escuchar, conocer las problemáticas que surgen en el cumplimiento de la normativa ambiental y buscar soluciones conjuntas". 

En este rol de "vinculación" que asume la Red, la directora del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC), Laura Toledo, realizó su aporte definiendo cuál será la intervención de la Agencia I+D+i ante la misión que asume la RAAC: "La Agencia está comprometida con el vector ambiental y con acompañar a las empresas para reconvertir sus procesos productivos. La economía circular se está convirtiendo en una demanda de la sociedad y ser parte de este proceso junto a las empresas que rodean la Cuenca Matanza- Riachuelo será oportuno para solucionar la vida de todos aquellos que viven en esta zona". 

"La Agencia tiene que colaborar en tender estos puentes. Entendemos que las empresas necesitan sostenerse y que la tecnología puede colaborar y transformar esos procesos productivos tecnológicos", añadió Toledo.  

Definir problemas, encontrar soluciones adecuadas 

Bruno De Alto es director general ambiental de ACUMAR. Su intervención en el lanzamiento de la RAAC fue clave para comprender de lleno la función del organismo que dirige: "El control industrial es una función de ACUMAR amparado por normativas bajo las que se inspeccionan las industrias y los establecimientos dentro de la Cuenca Matanza Riachuelo. Aquellas industrias que no lo cumplen se determinan como agentes contaminantes". 

De Alto anunció que 807 empresas fueron declaradas como agentes contaminantes, situación que describió como "un problema serio". "Esto responde a fallas internas y la falta de políticas industriales y ambientales para estas empresas en la Cuenca. Hay detrás razones administrativas, técnicas y la RACC viene a trabajar sobre estos aspectos. Es una red política, técnica, social y también económica", argumentó el director del organismo encargado del saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo. 

INTI: Un fracaso al cubo | Tiempo Argentino | Tiempo Argentino
Bruno Pedro De Alto, Director General Ambiental de ACUMAR

La coordinadora de Adecuación Ambiental de ACUMAR, Laura Pessoa, aportó datos que ayudaron a orientar geográficamente las zonas de mayor contaminación que afectan a la Cuenca en análisis: "De las 807 empresas declaradas como agentes contaminantes, el 64% de las industrias se ubica en la cuenca baja que abarca municipios como Avellaneda, Lanús y la Ciudad de Buenos Aires. El 30% se ubican en la cuenca media que está integrada por los partidos de La Matanza, Almirante Brown, Merlo y Esteban Echeverría". 

Una vez identificadas las cuencas baja y media como las áreas con mayor porcentaje de empresas contaminantes, Pessoa explicó que muchas de ellas presentaban muestras fuera de los parámetros establecidos, algunas responden a clausuras preventivas y, en otros casos,  la contaminación está asociada al impacto de la actividad industrial en el agua y el suelo. "Entre las 807 empresas se presentaron 30 planes de adecuación. A partir del nuevo empadronamiento hay 5000 empresas empadronadas del total de la Cuenca", aseguró la funcionaria. 

Tras los datos aportados, quien dirige ACUMAR retomó la palabra para anunciar: "Constituimos mesas de trabajo desde la RAAC de carácter plural porque la Cuenca es mucho más que sus ríos: constituye un intrincado social, cultural y como tanto tiene sus complejidades. No hay formas lineales para resolver los problemas. Si bien queremos una cuenca saneada, donde se pueda vivir en salud y en torno de la naturaleza, también buscamos que se produzca, se trabaje y se genere riqueza. Ambas instancias deben convivir". 

Claves territoriales para la producción sustentable 

Pablo Kunik, director de Industria Sostenible del Ministerio de Desarrollo Productivo, puso énfasis en el equilibrio necesario planteado por De Alto entre producción y cuidado ambiental: "La cuenca Matanza-Riachuelo nos da la oportunidad única de poner en práctica políticas y herramientas que  nos ayuden a avanzar: generar riqueza en el contexto de un respecto ambiental. Que haya una transición justa hacia una nueva economía implica necesariamente otras lógicas".  

"Estamos para apoyar la Red en cuanto a herramientas de financiamiento y para ejecutar acciones que nos permitan conseguir los objetivos planteados. Debemos alcanzar un "Green New Deal argentino", lo que conlleva generar riqueza con inclusión y respeto al ambiente", enfatizó Kunik, quien también puso en valor el trabajo territorial del presidente de ACUMAR, Martín Sabbatella.  

Y si de territorio hablamos es de destacar la participación de Carlos Gianella, secretario de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional del Oeste, quien analizó la evolución de la vinculación tecnológica en Argentina: "En los 90´s mandaron a los investigadores a lavar los platos. Muchos migraron y era dificultoso trabajar en vinculación. Con el tiempo los casos de investigación exitosos fueron aumentando y el área de vinculación empezó a tomar peso dentro del desarrollo de las instituciones. Hoy nos encontramos en una situación nueva: parece un cambio de paradigma de las políticas públicas, donde la temática ambiental ocupa una preocupación importante".  

Gianella enmarcó en ese "cambio de paradigma" al programa IP COVID-19 de la Agencia I+D+i y calificó como "muestra exitosa" los resultados alcanzados por el MINCYT bajo la lógica problema-solución. También puso el foco sobre los avances en I+D que contaron con la colaboración de las universidades y el rol de las mismas al interior de la RAAC: "Se necesita la interconexión del conocimiento con el sistema productivo para desarrollar procesos que permitan a las empresas resolver los problemas de contaminación. Las universidades vamos a participar activamente en esto". 

Impacto de la pandemia en la producción 

Leo Bilanski, presidente de la Asociación de Empresarios Nacionales (ENAC) cerró la ronda de oradores. El empresario valoró el rol de las cámaras empresarias para avanzar en un cambio de paradigma que incluye una industria competitiva y respetuosa del ambiente y del Estado.  

"Lo que ENAC está aportando a la RAAC es la experiencia de evaluar el comportamiento de los empresarios pymes en todo el país. La idea es acercarnos a las industrias, que son los actores que interactúan con la comunidad y el ambiente, desde un lugar de compañeros de actividad para que este nuevo paradigma no sea una relación policial entre el Estado y la industria, sino una relación proactiva, de evolución en conjunto", confirmó Bilanski. 

Quien coordina ENAC anunció que la cámara empresaria impulsa una encuesta cuyos capítulos están asociados al análisis del perfil de las empresas y cómo se desenvuelven en la actual coyuntura. "Buscamos establecer una distribución geográfica acerca de cómo operan las empresas. Hoy hay un 20% de empresas sin operar ya que obligatoriamente reducen su nivel de actividad en relación a las fases de aislamiento. Entre siete y ocho de cada 10 empresas fueron afectadas estructuralmente por los meses de cuarentena, mientras el 77% de las empresas está endeudada", diagnosticó. 

"La fragilidad financiera del entramado productivo nos va a jugar en contra en la medida que queramos que la matriz industrial evolucione favorablemente. En la Cuenca Matanza-Riachuelo hay más de 5.200 industrias registradas de las cuales dos tercios no tiene plan de adecuación ambiental", concluyó el empresario PYME. Acerca del aporte de la encuesta ejecutada por ENAC, Bilanski explicó: "Ver cómo está parada la cuestión económica y cómo se desempeña la cuestión ambiental en el marco de una pandemia es fundamental para tomar iniciativas público-privadas de adecuación". 

Las palabras de Alberto Briozzo al final del encuentro sintetizan el espíritu con el que la RAAC fue gestada: "Este es un Estado presente. No sólo controlando, sino ayudando a las más de 5.000 empresas y todas aquellas que deben llevar adelante su adecuación ambiental". 

Compartir Facebook Twitter
En esta nota: RAAC, Alberto Briozzo, Bruno De Alto, ACUMAR, ENAC, Leo Bilanski, Laura Toledo, Carlos Gianella, Laura Pessoa
RAAC Alberto Briozzo Bruno De Alto ACUMAR ENAC Leo Bilanski Laura Toledo Carlos Gianella Laura Pessoa
Te puede interesar
Fernando Peirano: "Cuando el conocimient...
Lanzan una convocatoria para Empresas de...
Bruno De Alto: "Queremos transformar a A...
ARSAT habilitará seis antenas satelitale...
Coronavirus: Ciencia destinará hasta 16 ...
Twitter
Facebook
Suscribite
Te puede interesar
Fernando Peirano: "Cuando el conocimient...
Lanzan una convocatoria para Empresas de...
Bruno De Alto: "Queremos transformar a A...
ARSAT habilitará seis antenas satelitale...
Coronavirus: Ciencia destinará hasta 16 ...
SEGUINOS
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados
by Proweb Solutions
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados