Twitter Facebook Instagram YouTube
BUSCAR
05 de Agosto de 2020
Alan Temiño: "La supresión del artículo quinto la impulsamos desde el CONICET y el MINCYT"
El Gerente de Asuntos Legales del CONICET se refirió al decreto que amplía la participación del Estado en Empresas de Base Tecnológica. La importancia para el organismo, y los marcos legales que restan.
Compartir Facebook Twitter
En esta nota: Alan Temiño, Empresas de Base Tecnológica, EBTs, CONICET, Y-TEC

Alan Temiño, abogado, Gerente de Asuntos Legales del CONICET y responsable técnico del Programa Nacional Ciencia y Justicia.

El Gerente de Asuntos Legales del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), se refirió a la decisión del Poder Ejecutivo de modificar el artículo quinto de la Ley de Ciencia, que habilita una participación mayoritaria del Estado en Empresas de Base Tecnológica.  

La norma interviene con la Ley de Ciencia y Tecnología (Ley 25.467), específicamente en el decreto que en su momento reglamentó parte del articulado de esta Ley en el año 2009. El decreto dictado suprime el artículo que limitaba la participación de las instituciones del sistema científico en empresas con capital estatal minoritario.  
Pero, además, la decisión presidencial impacta de lleno en la estructura de los organismos de ciencia y técnica que cuentan con participación en este tipo de empresas en el país.  

¿Qué implica esta decisión y en qué se enmarca? En esta entrevista para Periferia.  

Alan Temiño: "La medida alcanza a todas las instituciones del sistema científico y tecnológico, lo que después hace la reglamentación es delegar en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación la autorización para, en este caso, la participación en el paquete accionario de distintas empresas, entre ellas las empresas de base tecnológica. Lo que tenía el decreto anterior, el 257, que reglamentaba esta parte de la Ley de Ciencia y Tecnología, es que el Estado a través de las instituciones del sistema podía participar en empresas con capital estatal minoritario. Esto para el caso de CONICET, hace que tengamos la limitación, tanto en LA. TE. Andes S.A como en Y-TEC, al 49% del paquete accionario, el máximo posible. 

P.: Y ahora pasa a tener el 51%... 

A.T.:  A partir de la nueva norma no existe la limitación. Será el organismo a través de su autoridad, como así también de la autoridad de la jurisdicción el que podría plantearse la posibilidad. No olvidemos que debe contarse además con el correspondiente recurso presupuestario, por lo que implica también una decisión que deberían acompañar otros actores de la administración, por ej. el ministerio de economía. Es decir, debe existir una decisión política del propio organismo, de la jurisdicción y por supuesto del socio, es decir, si le interesa modificar la constitución del paquete accionario. A modo de ejemplo, las empresas donde existe capital estatal minoritario, podría ocurrir que por una cuestión estratégica, se pueda convocar a otra institución (ej CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica) o a la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales) como posibles socios. Con la normativa anterior, la suma de la tenencia de las acciones por parte de las instituciones del sistema no podía superar el 49%. Siguiendo con un hipotético ejemplo, el socio privado podría vender parte de sus acciones a una institución del sistema, y de esta manera ambas instituciones superar el 50%.  

P.: ¿Eso antes no se podía hacer a través de un acuerdo con la parte privada de la sociedad?       

A.T.: No, porque tenía la limitación del decreto, que establecía que debía haber capital estatal minoritario, y la minoría, el límite es el 49%. 

P.: Entonces, el cambio es que ahora los organismos estatales de ciencia y técnica van a tener más chances de intervenir en estrategias, al sentarse a negociar con la parte privada. 

A.T.: Exacto. Siempre y cuando el privado quiera modificar el statu quo, o aparezca una nueva empresa con capitales privados y el Estado se siente a conversar un plan estratégico, de negocios, y a ese privado le interese generar una empresa de base tecnológica donde no le interese tener la mayoría del paquete accionario. Puede pasar que el privado quiera que participen instituciones del sistema científico con más del 50%. Hasta hace una semana no podíamos. 

P.: ¿Esta decisión del Poder Ejecutivo permite leer que comienza una etapa de políticas de aliento a Empresas de Base Tecnológica o eso va por otro carril?   

A.T.: Eso es una discusión más amplia que va a tener que darse en una mesa con los distintos ministerios, ya que las instituciones del sistema pertenecen a distintas jurisdicciones, con la articulación y coordinación del MINCYT. Se elimina una limitación para la participación de la instituciones del sistema. Podría pensarse a modo ejemplo que empresas de servicios públicos quisieran generar empresas de base tecnológica de apoyo a la empresa prestataria. En dicha ebt podrían participar como socios instituciones del sistema sin la limitación que consagraba el decreto del año 2009.  

P.: ¿Empezó a moverse CONICET en relación con esta medida? 

A.T.: El decreto es de hace dos días. Así que, nosotros nos notificamos, la supresión del artículo quinto la impulsó el Directorio del CONICET, con el apoyo fundamental del ministro, el Dr. Roberto Salvarezza. Durante la gestión de Cristina Kirchner hubo otras ideas que estuvieron relacionadas, cuando el Dr. Salvarezza era el presidente del CONICET, tanto en el sector informático como en biotecnología, pero la norma suprimida colocaba al Estado a través de sus socios con capacidad limitada.  

P.: ¿Esperan desde el CONICET que promuevan algunas otras normas que acompañen a esta? hay personas que interpretan que la norma es correcta, pero aislada, porque tendría que tomarse integralmente con otro conjunto de normas que alienten el financiamiento estructural del sistema. 

A.T: Ya lo planteó la presidenta del organismo la Dra. Ana Franchi, se necesita una Ley de Financiamiento de Ciencia y Tecnología y para el Conicet un Convenio Colectivo. Esta decisión del Poder Ejecutivo impulsada por el CONICET y el MINCYT contribuye a la posibilidad de un mayor involucramiento de las instituciones del sistema en las unidades productivas. Desde el punto de vista de la praxis, con la norma del año 2009, se les hacía dificultoso a las instituciones del sistema participar, en particular donde ya existía participación estatal. Hoy dicha situación se ha modificado.  

Alan Temiño es doctor en Leyes, Gerente de Asuntos Legales del CONICET y responsable técnico del Programa Nacional Ciencia y Justicia del organismo. 

Compartir Facebook Twitter
En esta nota: Alan Temiño, Empresas de Base Tecnológica, EBTs, CONICET, Y-TEC
Alan Temiño Empresas de Base Tecnológica EBTs CONICET Y-TEC
Te puede interesar
Rubén Quintana: "Está faltando una ley d...
Sandra Nicosia: "El convenio depende de ...
Argentina se incorporó al Observatorio L...
Tucumán: Desarrollan un gel de propóleos...
CONICET: nuevo encuentro para discutir u...
Twitter
Facebook
Suscribite
Te puede interesar
Rubén Quintana: "Está faltando una ley d...
Sandra Nicosia: "El convenio depende de ...
Argentina se incorporó al Observatorio L...
Tucumán: Desarrollan un gel de propóleos...
CONICET: nuevo encuentro para discutir u...
SEGUINOS
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados
by Proweb Solutions
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados