Twitter Facebook Instagram YouTube
BUSCAR
20 de Agosto de 2020
ACUMAR: la Cuenca Matanza-Riachuelo tiene aceptables índices de biodegradabilidad
El dato marca que la cuenca, en la que habitan seis millones de personas y se emplazan cinco mil industrias, está mas afectada por la contaminación doméstica que la industrial.
Compartir Facebook Twitter
En esta nota: ACUMAR, Matanza-Riachuelo, Biodegradabilidad, Contaminación, Medioambiente

ACUMAR difundió que la cuenca Matanza-Riachuelo tiene buenos niveles de biodegradabilidad. 

El ente encargado de articular políticas públicas para avanzar con el saneamiento de la cuenca del Río Matanza-Riachuelo, ACUMAR, concluyó que el cuerpo de agua, en su superficie, tiene aceptables índices de biodegradabilidad. 

La biodegradabilidad es la capacidad de un material de ser biodegradado. Es un proceso natural en el que un material por acción biológica, cambia y en general pierde sus propiedades originales y a nivel químico las moléculas que lo conforma se convierten en formas más simples y estables. 

Cualquier material orgánico puede ser degradado por medios biológicos, como plantas, animales, microorganismos y hongos, bajo condiciones ambientales naturales.? Durante el proceso de biodegradación, el material será utilizado por los agentes biológicos como sustrato es decir, fuente de carbono y otros nutrientes. 

En general todas las sustancias y materiales orgánicos son biodegradables; el tiempo de degradación depende de diversos factores como pueden ser la complejidad de la sustancia, la disponibilidad y tipos de organismos degradadores, si el material es biodisponible, el medio en que se encuentre, etc.  

Las sustancias que tienden a permanecer por mayor tiempo en el ambiente se les conoce como recalcitrantes. Ese es, en general el caso de los productos industriales. 

Por ello en el primer estudio del 2020, realizado en el mes de junio, ACUMAR, concluyó que existe mayor contaminación doméstica de la cuenca, que industrial. 

El estudio difundido por ACUMAR se basa en la relación entre otros de los parámetros de Demanda Biológica de Oxígeno (DBO) y la Demanda Química de Oxígeno (DQO). En general, valores por debajo de 0,2 se consideran bajos, mientras que superiores a 0,4 se corresponden con una buena biodegradabilidad. Este último es el caso del estudio. 

Sin grandes variaciones 

El estudio del estado de agua superficial fue realizado en el cauce principal de la Cuenca Matanza Riachuelo y se trató de la primera campaña, de tres que se realizan en el año. 

"Un equipo compuesto por técnicas y técnicos ambientales de ACUMAR recorrió puntos seleccionados para la extracción de agua superficial para una posterior interpretación del estado del cauce principal y sus afluentes", explicaron desde el organismo, mediante un comunicado. 

ACUMAR concluyó que "no se evidenciaron grandes cambios en relación a los datos históricos para cada punto de muestreo". Hay que destacar que si bien existen unas cinco mil industrias que se encuentran a la vera de la cuenca, son 800 las que se consideran "no adecuadas" ambientalmente, por lo que resulta verosímil comprender que la cuenca se vea mayormente afectada por contaminación doméstica que industrial.  

Es que a la vera del Río Matanza-Riachuelo, habitan unas seis millones de personas, el 15% de la población de nuestro país.  

"Es sabido que la calidad de los cursos de agua son unos de los últimos indicadores en mostrar cambios sustanciales como respuesta a la actividad del ser humano", explican en el informe, desde ACUMAR.  

Desde la entidad aseguran que el agua de la Cuenca Matanza Riachuelo está en recuperación por las diversas actividades que ACUMAR lleva adelante, pero el saneamiento es "lento y dificultoso". 

Las medidas de control son parte del dictámen de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que en el fallo del 8 de julio de 2008, indicó la realización periódica de estas medidas sobre los cuerpos de agua y la biodiversidad de la Cuenca, realizando y poniendo a disposición del público informes trimestrales de evaluación de las condiciones ambientales. 

Segunda campaña del 2020 

El primer lunes de agosto, con un protocolo especialmente diseñado para prevenir contagios frente al Covid 19, ACUMAR comenzó con la segunda campaña de medición de calidad del agua superficial en el cauce principal y arroyos subsidiarios, que abarca los 21 puntos neurálgicos en el sistema hídrico de la Cuenca. 

El monitoreo incluye un relevamiento del sitio al momento de la toma de muestra, obteniendo datos cualitativos y cuantitativos. Las muestras recolectadas son enviadas al Laboratorio Municipal de Avellaneda, que fue equipado por ACUMAR, para analizar los parámetros físico-químicos que se suman a los analizados en el momento de la toma de muestra.  

"De esta manera se busca establecer, con 32 análisis por muestra de agua, el estado actual superficial tanto en el cauce principal como en arroyos de la Cuenca", explicaron desde el organismo. 

Análisis de integridad ecológica 

Además, en esta nueva campaña se incorporó un análisis de la integridad ecológica de las márgenes, evaluando siete variables, como la presencia de grupos y especies de plantas, residuos, obras de infraestructura, entre otras. 

Así, desde el 2008, ACUMAR analiza el estado general de toda la Cuenca Matanza Riachuelo, del agua, tanto superficial como subterránea, del aire y de la biodiversidad. 

La Base de Datos Hidrológicos, histórica de los monitoreos de Agua se encuentra disponible para el público, a través de esta herramienta pueden visualizarse los resultados obtenidos desde que se comenzó el análisis hasta la fecha, considerando además filtros por tipo de muestreo, estación y franja temporal y mapas de las ubicaciones de las estaciones. 

La base muestra para cada toma: contexto al momento de la toma, color, olor, estado general del sitio, pH, temperatura, turbidez, conductividad, Oxígeno Disuelto; y analitos para favorecer una caracterización completa a nivel físicoquímico, biológico y microbiológico: presencia de metales pesados como cromo, plomo, cadmio, mercurio; materia orgánica disponible, compuestos nitrogenados, fósforo, microorganismos e hidrocarburos. 

Indice de Biodegradabilidad 

La biodegradabilidad permite apreciar el tipo de contaminación que tienen las aguas bajo análisis, es decir, si se trata de contaminación de tipo doméstico o de tipo industrial. 

"Durante la campaña de junio 2020 los valores de biodegradabilidad han resultado, en general, en valores bajos, más cercanos a los de una "buena biodegradabilidad", permitiendo demostrar que ha tenido una mayor influencia la contaminación de tipo doméstica frente a la contaminación de tipo industrial", explicó el organismo en el comunicado. 

"El Sistema Riachuelo, la obra de infraestructura más importante contemplada en el Plan de Saneamiento Ambiental, permitirá la recolección, tratamiento y el transporte de más de 2 millones de metros cúbicos de líquidos cloacales por día, disminuyendo significativamente la contaminación de tipo doméstica registrada", aseguraron. 

Compartir Facebook Twitter
En esta nota: ACUMAR, Matanza-Riachuelo, Biodegradabilidad, Contaminación, Medioambiente
ACUMAR Matanza-Riachuelo Biodegradabilidad Contaminación Medioambiente
Te puede interesar
La Universidad de Entre Ríos y el INTA e...
La expansión agrícola hizo más vulnerabl...
Pergamino: El INTA registró menor nivel ...
La Universidad de Rosario elaboró un inf...
Alberto Briozzo: "Argentina tiene que au...
Twitter
Facebook
Suscribite
Te puede interesar
La Universidad de Entre Ríos y el INTA e...
La expansión agrícola hizo más vulnerabl...
Pergamino: El INTA registró menor nivel ...
La Universidad de Rosario elaboró un inf...
Alberto Briozzo: "Argentina tiene que au...
SEGUINOS
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados
by Proweb Solutions
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados