Twitter Facebook Instagram YouTube
BUSCAR
18 de Marzo de 2021
CONICET: trazan los caminos de la transmisión del dolor en el cerebro
Con herramientas de la física, investigadores del CONICET desarrollaron un modelo para emular los recorridos neuronales que se activan frente a esta experiencia sensorial.
Compartir Facebook Twitter
En esta nota: IFLP, CONICET, UNLP, Román Baravalle

Avance desde la física para conocer la transmisión del dolor en el cerebro.

A través de la física de sistemas complejos, científicos del CONICET estudiaron la transmisión del dolor en el cerebro, mediante un conjunto de elementos compuesto por varias partes interconectadas cuyas conexiones crean información adicional no visible para el observador. 

Los científicos buscaron dilucidar la lógica que prevalece en las redes neuronales durante la percepción del dolor, algo que se replica en situaciones caóticas o en comportamientos aparentemente imprevisibles, como las fluctuaciones de la economía mundial. 

"Las múltiples sensaciones que experimenta el cuerpo van acompañadas de intercambios de información en forma de señales eléctricas dentro del cerebro, y la sensación de dolor no es una excepción", explica Fernando Montani, investigador del CONICET en el Instituto de Física La Plata (IFLP, CONICET-UNLP) y director principal de un estudio al respecto que acaba de publicarse en la revista científica The European Physical Journal junto a su equipo, formado por Román Baravalle, becario del CONICET en el IFLP, Osvaldo A. Rosso, investigador del organismo en el Instituto de Medicina Traslacional e Ingeniería Biomédica (IMTIB, CONICET-Htal. Italiano de Bs. As.-IUEMHI), y Romina De Luise, quien fue la primera autora y que por entonces realizaba su Trabajo de Diploma para la Licenciatura en Matemáticas en el IFLP. 

"La actividad de la corteza cerebral se expresa en gran medida en una variedad de oscilaciones o señales eléctricas que viajan a diferentes frecuencias y en distintas regiones anatómicas y que, a su vez, en base al patrón de sincronización que sigan, pueden explicar determinadas funciones perceptivas y cognitivas", señalan De Luise y Baravalle, y continúan: "Estas señales pueden ser ondas que funcionan de manera similar a las que transmiten música en una radio, con la característica de que cada zona del cerebro puede funcionar como emisora o receptora de señales dependiendo de la situación. En particular, estudios recientes han mostrado que las oscilaciones de un tipo de onda llamadas gamma están directamente relacionadas con la intensidad del dolor". 

"Lo que hicimos fue desarrollar un modelo de red biológicamente válido con diferentes proporciones de neuronas inhibitorias, aquellas para las cuales los potenciales de acción ?que podrían definirse como pequeñas "explosiones" de actividad eléctrica a través de las cuales transmiten información a otras neuronas?, están disminuidos.  
"El objetivo era emular la actividad gamma durante los procesos asociados al dolor", explican los especialistas. Es así que realizaron un análisis mediante una rama de la matemática llamada teoría de grafos para conocer mejor el estado del circuito subyacente al proceso nociceptivo, tal como se denomina al sistema de transmisión del dolor, considerando todas las posibles configuraciones gamma al cambiar el número de neuronas inhibitorias. 

"Nuestra idea era poder desarrollar una herramienta novedosa desde la física de sistemas complejos que nos permitiera cuantificar la señal eléctrica asociada al dolor y tratar de entender cómo se procesa esa información y, por ende, la manera en que nuestro cuerpo responde a ella", añade Montani, y continúa: "Pudimos concluir que una configuración de red con un número de neuronas inhibitorias cercano al 20 por ciento del total de la población mejora la transmisión de información para el proceso nociceptivo provocado por las oscilaciones de actividad gamma que rige la dinámica neuronal subyacente al dolor". El grupo de trabajo espera que la metodología sea un aporte valioso para el abordaje y la planificación de futuros análisis experimentales.  

Fuente: CONICET La Plata 

Compartir Facebook Twitter
En esta nota: IFLP, CONICET, UNLP, Román Baravalle
IFLP CONICET UNLP Román Baravalle
Te puede interesar
La empresa KOVI trabaja en barbijos de u...
SARS-CoV-2: The Lancet publicó los resul...
Matías Lanfranconi: "Hay capacidades tec...
Contagios récord: La UNLP advirtió por l...
CONICET: Convocan a una asamblea para co...
Twitter
Facebook
Suscribite
Te puede interesar
La empresa KOVI trabaja en barbijos de u...
SARS-CoV-2: The Lancet publicó los resul...
Matías Lanfranconi: "Hay capacidades tec...
Contagios récord: La UNLP advirtió por l...
CONICET: Convocan a una asamblea para co...
SEGUINOS
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados
by Proweb Solutions
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados