Twitter Facebook Instagram YouTube
BUSCAR
02 de Junio de 2021
En Brasil hablan de "apagón científico" por el ajuste del gobierno de Bolsonaro
El 87% de los proyectos de investigación aprobados por el CNPq no tienen fondos. El sector privado no invierte, el Gobierno ve la ciencia como un gasto y ya hablan de "fuga de cerebros".
Compartir Facebook Twitter
En esta nota: Brasil, Jair Bolsonaro, CNPq, Becas, MCTI, FNDCT, PLOA, Marcos Pontes

Protesta contra el ajuste del gobierno de Bolsonaro al sector científico y tecnológico.

Tras la aprobación en el Congreso de Brasil, del proyecto de Ley de Orcamento (Ley de Presupuesto 2021), enviado por el Poder Ejecutivo Nacional, a cargo de Jair Bolsonaro, el sistema científico y tecnológico del país comenzó a padecer una de las crisis más profundas de los últimos años. 

Es que miles de investigadores brasileños inscritos en el programa de becas doctorales y postdoctorales 2020 no recibieron becas para realizar la investigación, a pesar de que sus proyectos fueron elogiados por los revisores (expertos que evalúan la propuesta y emiten una nota técnica al respecto). 

Para entender la magnitud del ajuste propuesto en la llamada Ley de Orcamento Anual, cabe mencionar que de los 4.279 proyectos inscritos en la convocatoria de Brasil 2020, 3.080 fueron aprobados con mérito por los revisores.  

Sin embargo, de ellos, solo 396 fueron seleccionados para recibir becas. Para el exterior, se aprobaron 73 propuestas con becas, entre las poco más de 2.000 inscritas ?no se reveló cuántas tenían buenas evaluaciones de revisores?. En total, según el Consejo Nacional de Desarrollo Científico (CNPq, por sus siglas en portugués), se invirtieron R$ 35 millones (unos 6,8 millones de dólares) en el aviso, que otorgó 469 becas. 

Mientras que en años anteriores existía una tradición de diferentes horarios para la distribución de becas, en 2020 solo hubo uno. En la convocatoria de 2019, por ejemplo, hubo dos horarios: el primero con 324 becas de doctorado y postdoctorado, por un total de R$ 24,8 millones (unos 4,8 millones de dólares), y el segundo con 470 becas, con otros R$ 35 millones. 

En los últimos años, el CNPq ha perdido recursos y las becas para las diversas áreas de investigación han disminuido. De hecho, desde el máximo organismo científico-tecnológico de Brasil sostuvieron, mediante un comunicado, que otorgó las becas relacionadas con la convocatoria 2020 "de acuerdo al límite de recursos aportados".  

La entidad argumenta que atraviesa un periodo de "limitaciones e incertidumbres" impuestas por la pandemia del covid-19, porque no sabe cuándo habrá un retorno "de la normalidad de las actividades académicas y, principalmente, por la movilidad de los investigadores, especialmente para el interior". 

El número de becas frustró a los investigadores que tenían evaluaciones positivas de los revisores, pero no pudieron obtener recursos del CNPQ para llevar a cabo sus proyectos. Muchos tuvieron que recurrir a trabajos como maestros, otros comenzaron a hacer servicios puntuales para tener algún ingreso y algunos incluso tuvieron que pedir ayuda económica a familiares. 

La crisis más grave de los últimos 70 años 

Para los científicos brasileños, la distribución de becas en el aviso doctoral y postdoctoral 2020 es un ejemplo de las dificultades que enfrenta el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones (MCTI), al que está vinculado el CNPq, que ha sufrido frecuentes recortes de recursos en los últimos años. 

"Es la crisis más grave en el sector desde las décadas de 1950 y 60, cuando comenzó la promoción de la ciencia y la tecnología. A lo largo de la trayectoria, hubo un período de altibajos, pero nunca ha habido una crisis como la actual. Es un colapso del sistema", dice el politólogo Luis Fernandes, expresidente de la Financiera de Estudios y Proyectos (Finep). 

Sin becas, muchos investigadores necesitan reevaluar sus carreras. "Sus vidas son estresantes porque no hay recursos. Si nos fijamos en la señalización del futuro para los jóvenes es terrible", dice la vicepresidenta de la Academia Brasileña de Ciencias, Helena Nader. 

En un comunicado, el CNPq dice que planea lanzar una convocatoria en 2021 para incluir R$ 35 millones para investigación doctoral y postdoctoral en Brasil y en el extranjero, después de la reciente publicación de créditos adicionales este año (aquellos que necesitan la aprobación del Congreso) para becas y proyectos. Según cnpq, esta convocatoria sería una forma de complementar la de 2020. 

"Sin la beca no hay manera de sobrevivir" 

El año pasado, el CNPq pagó 79.600 becas en diversas modalidades. El recurso es fundamental para los investigadores, ya que es su fuente de ingresos. El valor varía según la formación: para el doctorado, por ejemplo, corresponde a R$ 2,2 mil (427 dólares), mientras que para los estudios postdoctorales superiores puede alcanzar R$ 4,4 mil (854 dólares). 

Situaciones como la demora en el lanzamiento de avisos, la morosidad o la escasa concesión de becas se consideran extremadamente perjudiciales para el avance de la ciencia, la tecnología y la innovación en el Brasil. 

"Sin la beca no hay manera de sobrevivir, ya que la dedicatoria es exclusiva", explica Glauco Meireles. Si conseguía la beca, recibiría el monto correspondiente al postdoctoral junior: R$ 4.100 mensuales. 

La beca del CNPq fue la prioridad del investigador para 2021. "Para hacer un proyecto sin una beca, tendría que dividirse en 20 horas por semana en el laboratorio y 20 horas por semana trabajando. Pero en la coyuntura actual es muy difícil conseguir un trabajo de 20 horas a la semana que pague lo suficientemente bien. Es económicamente inviable", explica. 

La ciencia "un gasto", para el Gobierno

La vicepresidenta de ABC, Helena Nader, quien en 2020 trabajó como profesora sustituta en la Universidad Federal de Bahía (UFBA) dice que las autoridades brasileñas "ven la ciencia y la tecnología como un gasto, no como una inversión". 

Las dificultades para otorgar becas se explican por una situación que se ha vuelto recurrente en los últimos años: el recorte de recursos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones (MCTI). 

En 2021, los recursos discrecionales (que no son obligatorios, dependen de la disponibilidad de fondos y se utilizan para áreas como la investigación) del ministerio corresponden a R$ 2,8 mil millones (U$ 543.550 millones), y el 49% de este monto depende de créditos adicionales (que necesitan la aprobación del Congreso). En 2020, la cartera tuvo un presupuesto de R$ 3,6 mil millones (U$ 698.850 millones). 

Las cifras más recientes representan una fuerte disminución en la cartera en comparación con 2014, cuando estos recursos discrecionales de mcti ascendieron a R$ 8,7 mil millones (U$ 1.689 millones ? en los años siguientes el país redujo cada vez más la inversión en ciencia, tecnología e innovación. 

El presupuesto del CnPq para este año es de R$ 1,2 mil millones , el 55% depende de créditos suplementarios. Se destinarán R$ 944 millones a becas de investigación, un 12% menos que el año pasado. Según una encuesta de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia, el recurso total asignado a la agencia en 2021 es aproximadamente un 8% más bajo que el año pasado, que ya era menor que en períodos anteriores. 

Disputa por los fondos 

La principal expectativa del MCTI para mitigar el escenario de reducción de fondos y recortes de becas es la liberación de R$ 5,1 mil millones (U$ 990 millones) referidos a cerca del 90% del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (FNDCT), una de las principales fuentes de recursos de ciencia y tecnología en el país. 

El FNDCT se obtiene a través de los impuestos y la tributación de los sectores que explotan los recursos naturales y otros activos de la Unión. 

Alrededor del 90% del recurso FNDCT de este año se colocó en una reserva de contingencia por determinación del gobierno de Jair Bolsonaro. El principal argumento del Ministerio de Hacienda es que la liberación de esta cantidad rompe la regla del techo de gasto. 

Caída de la inversión 

Países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ?como Alemania, Francia, Italia, Estados Unidos, Reino Unido, entre otros? de los que Brasil pretende formar parte, invierten, en promedio, más del 2% del producto interno bruto (PIB) en investigación y desarrollo. Países innovadores ya reconocidos, como Corea del Sur e Israel, invierten más del 4% en el área. 

Brasil, según la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC), invirtió poco más del 1% del PIB en investigación y desarrollo en 2018. Para 2020, se estima que la inversión ha sido aún menor. 

"Brasil utilizó alrededor del 0,5% al 0,7% del PIB en esta área el año pasado. Esto no es una inversión, porque ni siquiera es posible para la supervivencia", declara Helena Nader, de la Academia Brasileña de Ciencias (ABC). 

"El problema en Brasil es que en los últimos años, no solo en el gobierno de Bolsonaro, hay una cultura en la que se gasta educación, ciencia, tecnología e innovación. Otras naciones ven esto como una inversión", agrega Helena. 

"La mayor parte de la inversión en universidades de Estados Unidos o Europa es dinero público. La inversión del sector privado en universidades e institutos se refiere a cuestiones e intereses de la propia industria, que todavía recibe incentivos (de los gobiernos locales) para invertir en innovación. La innovación es una actividad riesgosa, los países desarrollados lo saben y por eso invierten", dice. 

"Invertir en ciencia, tecnología e innovación lleva tiempo, es una forma de mirar hacia el futuro. No es como un camino, empieza y termina en una fecha límite. Brasil está en el extremo opuesto en este sentido", agrega el vicepresidente de ABC. 

En este escenario, Helena afirma que es común que muchos investigadores opten por salir de Brasil cuando tienen oportunidades. "Conozco a cuatro científicos brillantes que se han ido a Estados Unidos o Inglaterra en los últimos años", dice. 

"Con esta falta de visión sobre la ciencia y la educación en Brasil, habrá mucha fuga de cerebros, porque nuestros estudiantes son muy buenos y ganan becas en el extranjero fácilmente", finaliza Nader. 

Compartir Facebook Twitter
En esta nota: Brasil, Jair Bolsonaro, CNPq, Becas, MCTI, FNDCT, PLOA, Marcos Pontes
Brasil Jair Bolsonaro CNPq Becas MCTI FNDCT PLOA Marcos Pontes
Te puede interesar
Brasil: Las alertas de deforestación en ...
Confirman que el aumento del 30% alcanza...
Brasil: El parlamento citó al ministro d...
Ana Franchi: "El aumento de las becas no...
El Gobierno dispuso un aumento del 30% p...
Twitter
Facebook
Suscribite
Te puede interesar
Brasil: Las alertas de deforestación en ...
Confirman que el aumento del 30% alcanza...
Brasil: El parlamento citó al ministro d...
Ana Franchi: "El aumento de las becas no...
El Gobierno dispuso un aumento del 30% p...
SEGUINOS
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados
by Proweb Solutions
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados