Twitter Facebook Instagram YouTube
BUSCAR
25 de Marzo de 2019
"A ARSAT III había que mejorarle la tecnología para no sacar un Ford Falcon al aire"
Entrevista con el director de ARSAT, Henoch Aguiar, sobre el DNU del gobierno que cede frecuencias de telefonía celular que estaban reservadas a ARSAT "con carácter preferencial"
Compartir Facebook Twitter
En esta nota: Henoch Aguiar

Henoch Aguiar

El 21 de enero,  Macri modificó el artículo 11 de la Ley 27.208, de desarrollo de la industria satelital, vía DNU cediendo bandas de frecuencia de telefonía celular que estaban reservadas ?con carácter preferencial? para ARSAT, para atender zonas vulnerables.

Henoch, ¿ves una retirada del Estado con este DNU?

No es una retirada del Estado. Este decreto por primera vez le reserva a los ?chiquitos? del interior del país, no a los 5 grandes, sino a los casi 2000 pequeños prestadores de internet, cooperativas, cableros, frecuencias para que puedan abordar el servicio de telefonía móvil, que desde 1992 en adelante fue concentrado por las grandes. "En 2012, Julio De Vido anunció que ARSAT iba a recibir frecuencias para brindar servicios celulares, en competencia con Claro, Movistar y Personal. El presidente de ARSAT analizó que brindar ese servicio implicaba para el Estado una inversión de más de 1000 millones de dólares para llegar en 5 años al 3% de la población, por eso se decidió no avanzar ni dar presupuesto. Cuando asumió La Cámpora en ARSAT decidió que no tenía sentido que las tuviera ARSAT y llamó a licitarlas pero sólo para las empresas grandes y para Vila-Manzano. En 2015 sale la Ley Satelital que vuelve a plantear que esas frecuencias sean utilizadas por ARSAT para brindar servicios a celulares. El gobierno actualmente plantea que esas frecuencias se ponen a disposición para que todas las empresas las puedan utilizar pero reserva un 20% a los pequeños prestadores. Esas pequeñas prestadoras no accedían a este beneficio desde el año 1992, y el Estado no resigna su capacidad de controlar, por lo que lo veo muy positivo. Lo importante es que el Estado controle la prestación se vaya brindando en los lugares más remotos.

¿La única alternativa es que administren los privados? ¿No cabe la posibilidad que es Estado administre esas frecuencias pensando en la importancia de la investigación y desarrollo?

Las frecuencias para investigación y desarrollo hay infinidad libres para hacer toda la investigación que se quiera. Utilizamos apenas el 20 o 30% de esas frecuencias. Investigaciones que se han hecho en todo el mundo hicieron que con el celular se pase de mandar un sms a navegar sin problemas. Ahí vos tenés dos soluciones: o ser vos tu propia empresa de comunicaciones como Estado, o de tener empresas privadas o varias que lo brindan. Por ejemplo, en la China comunista, hay tres empresas que son del Estado como muchas en China, pero desde hace años se les dio total libertad de precios porque sino no competían bien entre si y no brindaban buenos servicios. Lo que si es importante es que el Estado controle que esas frecuencias se vayan brindando en los lugares más remotos, no solo en los lugares centrales. Es por eso que en la legislación de 4G de 2014, se estableció que los prestadores después de tantos años tenían que llegar a todas las localidades de más de 500 habitantes. Es otra alternativa para generar más jugadores que presten servicios. El Estado y la tecnología se relacionan relativamente mal a veces, pero sobre todo cuando se trata de prestación de servicios a la totalidad del país. Hay que hacer que el mercado que está funcione. Acá el rol de control e incentivo, de generar competencia es muy importante. Darle lugar a los chiquitos les va a permitir organizarse y salir a pelear por los espacios que a los otros no les interesa o no atienden por estar concentrados en las localidades más importantes. 

¿Qué lectura hace el gobierno nacional cuando deja entrar 22 competidoras satelitales al área de explotación de ARSAT, en lo que se denominó ?política de cielos abiertos??

Si uno es el único jugador de una cancha tiene la tendencia a adueñarse de la pelota y hacer lo que quiera con esa pelota. Si vos sos el único kiosco de una población vas a terminar subiendo los precios. Nosotros, pensamos en toda la Argentina. Hay bastantes satélites que pueden brindar servicios en Argentina. Ahora, ¿ARSAT perdió clientes? No. Porque la ventaja de ARSAT es que cubre todo el país, y los otros competidores no. Los otros satélites tienen una pisada no tan regular, no cubren todo el país. Por eso, en ARSAT no hemos perdido clientes a pesar de esos competidores, es más, vendemos más que antes. ARSAT I y II cubren todo el país. La capacidad de ambos está llena. Los satélites están todos en funcionamiento, las unidades de comunicación adentro de cada satélite están atendiendo a un montón de clientes. ARSAT II permite la comunicación de Internet en los aviones internos de Estados Unidos, incluso, imagínate la calidad de la tecnología. La política de cielos abiertos incrementó los servicios y ARSAT mantiene su posición dominante adentro del mercado, porque tiene una cobertura copia de la Argentina toda, los otros tienen coberturas parciales.
Se ha logrado mantener lo que teníamos e incrementar la capacidad disponible.

¿Se va a terminar con la construcción del ARSAT III? ¿Va a haber continuidad del Plan Geoestacionario Satelital Argentino?

Bueno, eso de decir cuántos satélites va a haber hasta el 2025 o 2030, vos sabés que en tecnología casi nadie es capaz de decir lo que va a suceder a 6 años, porque cambia el universo. Por ejemplo, cuando se estableció eso en la Ley Satelital, no habían salido todos los satélites de baja órbita. El ARSAT I y el II están a 36 mil kilómetros, ven a la tierra desde lejos, por eso la ven toda entera, ahora hay millares de satélites de comunicaciones que están apenas a 500 kilómetros. Es decir que van cambiando, hay tecnologías que se van renovando cada 6 años, por lo que un plan satelital a largo plazo es de aspiraciones. Lo que sucedió es que el Arsat III se demoró bastante, se podría haber lanzado 2016, cuando se demoró esa decisión del lanzamiento de los trabajos en 2014-15, no se por qué, el diseño de la estructura de los satélites quedó anticuada. A ARSAT III había que mejorarle la tecnología y el diseño para no sacar un Ford Falcon al aire, por dar un ejemplo, es decir robusto pero gasta mucho y anda poco, y sacar un satélite con mayor nivel de desarrollo y sistemas internos para que sea más competitivo, sino iba a ser un satélite que va a costarle a la gente 6 o siete veces más. Ya en el 2014 era un satélite que estaba un poco atrasado.

Compartir Facebook Twitter
En esta nota: Henoch Aguiar
ARSAT III DNU
Twitter
Facebook
Suscribite
SEGUINOS
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados
by Proweb Solutions
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados